Sinaldaba. Arquitectura vital. Libertad racional

Charlamos con Susana Vázquez Pérez e Ignacio Reigada Cordido.

¿Qué espera de vosotros un cliente cuando decide contactar con el Estudio para que abordéis su proyecto?

Entendemos o suponemos que cualquier cliente que se pone en contacto con nosotros es porque ha visto nuestro trabajo, le resulta atractivo, lo valora y busca un proyecto personalizado en el cual aportemos un extra cuidando todos los detalles.

 

¿Y al revés?, un cliente contacta, ¿qué desearíais encontrar en vuestro interlocutor?

Por lo general en todos estos años hemos tenido mucha suerte de recibir a clientes que casi siempre nos han permitido proponer y tener libertad (dentro de parámetros racionales) para desarrollar sus proyectos. 

Estamos convencidos que cuanta más libertad nos “permiten” el resultado es mejor. Muchas veces vienen con ideas preconcebidas de lo que harían y se sorprenden al ver las propuestas que no hubieran imaginado; creemos que ese es uno de los mejores halagos que nos pueden hacer ya que es realmente nuestro trabajo y en donde nos sentimos más cómodos. 

 

En el futuro parece que la arquitectura se abordará dentro de un marco en el que el medio ambiente y la energía jugarán un papel esencial, individual, colectiva, socialmente… ¿Cuál es vuestra percepción al respecto?

Sin duda alguna es el camino a seguir. Ahora parece que es un tema que está a diario en boca de todos, pero o hacemos algo urgente en búsqueda de una sostenibilidad imprescindible o el futuro del planeta será muy incierto; Estamos en un punto de no-retorno ya alcanzado en muchos aspectos, pero aún podemos tratar entre todos de minimizar sus consecuencias. 

Esa sostenibilidad y eficiencia vitales son algo que, desde que comenzamos con el estudio, siempre hemos tratado de conseguir, independientemente que se trate de obra nueva o rehabilitación. Es más, es en estas últimas donde más esfuerzo se debe poner ya no solo en las propias soluciones constructivas si no en la recuperación y puesta en valor de tantos y tantos inmuebles existentes que necesitan recuperarse en vez de dejarlos “morir” y hacer obras nuevas muchas veces sin sentido. Creemos de forma entusiasta que el futuro debe forzosamente pasar por una economía circular en búsqueda de un modelo sostenible.

 

¿Hay algo en particular del futuro que os preocupe u os mantenga a la expectativa de cara al propio futuro de la arquitectura?

Nos inquieta mucho la degradación de la profesión como tal. Desde hace años y en muchos casos parece que los arquitectos somos meramente un trámite forzoso (en ocasiones incluso un obstáculo) por el que hay que pasar para la ejecución de cualquier obra; esto no solo no es verdad si no que debemos hacer ver que somos un aliado para aprovechar recursos, solventar problemas y optimizar presupuestos para conseguir una obra adecuada a la demanda de cada cliente. 

¿Con algún proyecto os sentisteis ante un reto especial? ¿Por qué motivo?

No sería justo destacar uno o un número reducido de proyectos, ya que, aunque suene a tópico, la realidad es que, de todos, absolutamente todos, hemos aprendido algo, y no necesariamente relacionado con la arquitectura. 

Muchas veces cuando comenzamos un proyecto no sabemos lo que buscamos ni hasta donde vamos a llegar, pero siempre tenemos claro como premisa inicial lo que NO queremos. 

 

¿Tenéis influencias fuera del entorno de la arquitectura que inspiren vuestros diseños?

Sin duda nuestra mayor base es el día a día y el contacto con la gente; gente que va desde clientes, profesionales, amigos etc. Al fin y al cabo, es una profesión que se basa en analizar y resolver problemas continuamente y además que no lo parezca. Problemas reales de la gente real y que surgen en el camino para la ejecución de un proyecto, desde el primer boceto de aproximación hasta un certificado de final de obra.

Por otra parte, si tuviéramos que destacar una influencia como tal, sin duda sería la naturaleza: ¡es inigualable!; un árbol, una sombra, un lugar de transición no delimitado entre “4 paredes” es quizás la mejor de las inspiraciones por sobre todo las sensaciones que transmiten. 

Es obvio que en esta profesión se perciben los resultados de una forma visual e inmediata, por lo que es muy sencillo caer en un copia-pega de Instagram o Pinterest (las revistas de decoración del S XXI) y acabar haciendo pastiches indeseables que caducan a corto plazo y que no funcionan bien. 

 

Imagina que comienzas ahora en la facultad. ¿Qué consejo no te dieron y te gustaría haber recibido?

Empezamos nuestra aventura con el estudio en el año 2010, en plena crisis y con muchos estudios cerrando. Siempre decimos que seguramente además de por una vocación y amor hacia la arquitectura nos atrevimos a dar el paso por pura inconsciencia. Salimos de la escuela de arquitectura creyéndonos “artistas” y el bofetón de realidad al pisar la calle es enorme. En las escuelas debería existir un acercamiento a la vida real de la profesión. Hay días o épocas muy complicadas, pero también es cierto que es la profesión más bonita y gratificante del mundo.

Más que consejos creemos que lo necesario es animar a todos los estudiantes de arquitectura ya que esta carrera es única y preciosa, con un abanico muy grande de campos a los que dedicarse más allá del obvio de construir.


Agencia inmobiliaria. Venta de propiedades exclusivas. © Ünique Singular Properties · Aviso legal / Política de protección de datos / Política de Cookies [cambiar preferencia de cookies].

Usamos Cookies para mejorar su Experiencia como usuario. No comercializamos ni comercializaremos con sus datos.

Vender propiedadBuscar propiedades