El Parador Costa da Morte

Arquitectura sostenible con vistas sobre el Atlántico.

Hay 15.000m2 de superficie habitable dentro del edificio, a las que se le suman tres hectáreas de terreno que llega hasta el mar. Desde cada habitación se sale a distintos caminos que terminan en la playa. A su vez, el parador dispondrá de un spa que mira al Atlántico y que cuenta con baño turco, sauna, jacuzzi, pilas de agua caliente y fría y solárium, así como una piscina infinity pool con muro final de cristal con vistas a la playa de Lourido.

Los ventanales de la cafetería y del restaurante tienen vistas al océano y en la gastronomía se apuesta por productos locales, pescados, mariscos y verduras de kilómetro cero que provienen de explotaciones y granjas locales para que el visitante deguste la mejor gastronomía de la zona.

Cada una de las estancias se ha llenado de vida a través de formas orgánicas, inspiradas en piedras y vegetación. En cuanto a los materiales, se ha apostado por el mismo tipo de piedra y madera de la propia estructura de parador, siempre en tonos neutros. Así, la gama cromática tiene como hilo conductor esa referencia a los elementos del ADN gallego, así como a los colores característicos de la zona, desde los del mar hasta los de la vegetación o los de los atardeceres que pueden disfrutarse no muy lejos de Lourido. 

El proyecto Natura, el ensamblaje con lo exterior, inspira desde las habitaciones a la recepción o el restaurante. Hasta el nombre de cada uno de las habitaciones habla de parajes de la zona, de su ubicación y de sus leyendas, recogido todo ello en una carta náutica.

El nuevo parador alberga también una interesante colección de arte gallego con guiños a la rica artesanía de la comarca y a la fotografía, tanto histórica como actual. Algunas de las instantáneas plasman el paisaje de la migración y el sentimiento que conlleva, ya que muchos gallegos se vieron obligados a buscar lejos un futuro más prometedor. Otras llevan la firma de consolidados fotógrafos gallegos del siglo pasado: Ramón Camaño, José Suárez, Manuel Ferrol, José Vidal o Virxilio Vieitez. No falta fotografía más contemporánea, con piezas de Manuel Zendón y Xurso Lobato, como la icónica imagen del hundimiento del Prestige. A su vez, Paradores ha adquirido también la obra de dos escultores contemporáneos muy destacados: Francisco Leiro y Álvaro de la Vega.



Comparte:


Agencia inmobiliaria. Venta de propiedades exclusivas. © Ünique Singular Properties · Política de privacidad.

Usamos Cookies para mejorar su Experiencia como usuario. No comercializamos ni comercializaremos con sus datos.

Buscar propiedades